Buscar
  • Laura Leoz Dramaterapia

SALUD MENTAL

Han empezado los juegos Olímpicos y hemos tenido muchas noticias sobre las hazañas de los deportistas, de las inusuales condiciones impuestas por la pandemia y de la sorpresa de que Simone Biles, una gimnasta espectacular, haya decidido dar un paso atrás y dejar de competir para dar prioridad a su salud mental.


A muches nos ha sorprendido esta decisión pero me alegro mucho de que lo haya hecho. Cuidarse a si misma sin dejar que la presión y las altísimas expectativas de los demás le hayan impedido mantener su prioridad en ella misma es una demostración del valor y la fuerza que tenemos en nosotres mismes.


Para el grupo de zoom "Érase una vez... Un respiro" usé el cuento de La Bella y La Bestia, todo un clásico, que está muy relacionado con este tema. El cuento está lleno de simbología de dualidad, de opuestos. El título en sí es una yuxtaposición de opuestos: femenino-masculino, belleza-fealdad, civilización-salvaje; y los personajes representan esos opuestos durante todo el cuento. Hasta el desenlace.


También tenemos la imagen de la rosa, tan importante en la trama, que es un símbolo clásico de dualidad: la delicadeza y fragilidad de la flor, frente a las espinas rígidas y dolorosas. Demuestra que los polos opuestos suelen venir unidos y que sin uno no podemos tener el otro.


Pero, ¿Qué relación tienen la dualidad y Simone Biles dejando de competir?


Pues que Simone Biles, como todes nosotres, y la vida entera, está compuesta de dualidades. Es gimnasta profesional, pero también humana; es admirada y querida, pero eso le impune una presión tremenda; ha empujado su cuerpo a unos límites que para la mayoría de nosotres son impensables, pero también necesita cuidar su salud mental para no sobrepasar sus límites.


Estas son algunas de las dualidades entre las que tiene que manejar su vida. Estos son extremos opuestos del mismo espectro. Si se acerca demasiado a un extremo, le puede perjudicar, pero encontrar el equilibrio y mantenerlo, es mucho más complicado. Por ejemplo, si se enfoca solamente en su vida profesional, sólo entrenando, haciendo entrevistas y todo lo que conlleva ser gimnasta profesional, dejando de estar con su familia, sus amigues y de hacer sus hobbies, creo que todes podemos ver que no sería sostenible a largo plazo.


Este es el equilibrio entre los opuestos que nos puede ayudar a entender el cuento de La Bella y La Bestia. Puede empezar desde la aparentemente simple dualidad de belleza y fealdad. Si alguien se empeña en sólo preocuparse sobre su imagen y belleza, dejará a un lado otros aspectos de quien es. Si no le da ninguna importancia a si misma y sólo se preocupa por otras cosas, llegando al extremo de ni siquiera tomarse el tiempo de ducharse, por ejemplo, llegaría a una fealdad extrema que tampoco sería sano.


La parte clave del cuento es el momento en el que Bella y Bestia empiezan a hablar, a conocerse, y poco a poco llegan al punto en el que se presentan, se revelan, el uno al otro. La primera vez no va tan bien, en varias versiones Bella se desmaya. Pero poco a poco, ya no hay tanto impacto y empiezan a conocerse más y llegan a enamorarse.


Esto no quiere decir que todo tenga que terminar en un romance y en amor romántico. Debemos mirar al proceso. Nuestra preocupación por la salud física y la salud mental debe estar conectada; nuestra salud física y mental deben conversar, conocerse y llegar a un punto de respeto mutuo en el que encontraremos el amor propio de la persona, el "enamoramiento" de une misme.


Este proceso puede ser difícil y las primeras veces que intentemos establecer esta conexión, esta conversación, puede que la Bella se desmaye. Puede sentirse como dos pasos hacia delante, uno hacia atrás. Lo importante es el proceso.


Si Simone Biles sólo mirase a su salud física, llegaría un punto en el que su salud mental tendría una crisis, se convertiría en una bestia con un maleficio.


Pero cuando su preocupación por su salud física se refleja en su preocupación por su salud mental, encuentra un equilibrio en el que los dos son importantes, es un equilibrio al que hay que prestar atención a diario, pues cada día es diferente, tiene nuevas pruebas para ambos extremos de esta dualidad de salud y debe cuidar que la Bestia no se quede abandonada en un palacio con un maleficio, si no que sea escuchada y cuidada tanto como la Bella, con amor propio.


Os invito a que sigáis el ejemplo de Simone Biles y que encontréis la manera de que las dualidades que habitan en vosotres se vayan conociendo, aunque se desmayen, y que poco a poco les deis el espacio para irse conociendo y enamorando.


Si quieres un poco de apoyo en este proceso puedes ponerte en contacto con nosotres para hacer una consulta o puedes probar la muestra gratuita por zoom de cada miércoles, información y acceso en la web terapiasesamo.com


Un abrazo


1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

VUELTA