Buscar
  • Laura Leoz Dramaterapia

TRANSICIONES

El mes de enero es el comienzo de un nuevo año en el que solemos ver el tiempo y el mundo desde una perspectiva un poco más abierta que el resto del año. Nos ponemos a reflexionar y proyectar lo que queremos que pase en los siguientes once meses. Retomamos intenciones que por alguna razón se han dejado de lado, encontrando nuevas maneras de enfocarlas, y buscamos nueva motivación para sacarlas adelante.


A veces puede ser un buen momento para generar fuerzas e impulsar nuestros proyectos olvidados, renovando la vitalidad y creatividad con las que los comenzamos. Pero a veces puede ser sobrecogedor. Toda la expectativa, la presión de tener que decidir cómo va a ser y de controlar todo lo que ocurre en el siguiente año. Muchas veces nos creemos la historia que nos cuenta la sociedad de que si ponemos suficiente esfuerzo y trabajamos suficientemente duro, podemos hacer nuestros sueños realidad.


Esto puede ser perjudicial ya que no toma en cuenta la realidad de la vida diaria y el mundo en el que vivimos. Tal y como nos ha demostrado el año 2020, hay muchas cosas que están fuera de nuestro control que nos afectan en nuestra vida diaria. Esto puede hacer que este comienzo de nuevo año y establecer de metas y propósitos se nos haga demasiado grande y abrumador. La ansiedad y el estrés que pueden acompañar esta transición de año, como cualquier transición, se haga sentir de manera especialmente fuerte.


En un paseo en el monte saqué la foto de abajo, donde tres ovejas se presentaron delante mía en el camino. Al principio no pensé nada y seguí mi camino. Pero las ovejas se asustaron e intentando alejarse de mi, siguieron el camino bloqueándolo otra vez. Cada paso que daba hacia ellas, lo daban ellas también. Me empecé a preocupar pensando que nunca conseguiría llegar al final del camino. Luego me empecé a preocupar porque las ovejas se alejarían demasiado de su rebaño y se perderían. Si se asustaban las ovejas y empezaban a correr, ¿Qué ocurriría?


Me preocupé tanto que dejé de andar; repasando todas las opciones que se me ocurrían, cada una más fantástica que la anterior, y me sentía paralizada. Me di cuenta de que me estaba dejando llevar por la ansiedad, sólo estaba respirando de manera superficial y muy rápidamente. Tomé unos momentos para respirar, calmarme, y conectar con mi cuerpo. Una vez que me sentía en control de mis piernas, di unos pasos y las ovejas siguieron adelante, pero esta vez se pusieron a un lado del camino, dejando sitio donde podía pasar. Pasé y no pasó nada más. Toda esa preocupación, la ansiedad, los escenarios catastróficos en mi mente, todo había sido pura imaginación.


Me di cuenta de que ese episodio era una metáfora de lo que me ocurre cuando me enfrento a una transición. Lo veo como un obstáculo que no puedo sobrepasar, me paralizo, empiezo a imaginar lo peor posible y dejo de caminar. En realidad, una transición no es un punto final y nuevo comienzo, es la continuación del camino. La transición son las ovejas que hay que pasar para poder seguir por el camino. No importa cuándo nos enfrentamos a las ovejas, si enero no es tu momento, tranquil@, respira, conecta con tu cuerpo, con tu presente y encuentra lo poco que puedes controlar, aunque sólo sea tu respiración.


Empieza desde lo más pequeño y poco a poco encontrarás la calma con la que enfrentarte a las ovejas. Que al final muchas veces no quieren un enfrentamiento, si no una oportunidad para ponerse a un lado del camino. Puede que ahora mismo no estés list@ para dar el siguiente paso por el camino, puede que el paso que tengas que dar ahora mismo es más pequeño e interno. Pero esto no quiere que sea menos importante, al contrario. A veces las transiciones y los cambios más importantes ocurren en silencio y quietud.


Si quieres explorar estas ideas, tus experiencias ante transiciones, y/o profundizar en tus patrones de comportamiento y ansiedad, no dudes en contactar conmigo para sesiones de terapia Sésamo.


Si quieres trabajar más específicamente con el concepto de las transiciones, inscríbete en mi taller de este viernes, 22 de enero, en Izarpe, Donostia. Ponte en contacto conmigo o llama a Izarpe en el 943431210.


Un abrazo

#sésamo #sesame #terapiasesamo #terapia #terapiaonline #terapiacreativoexpresiva #psicoterapia #crecimientopersonal #desarrollopersonal #autoconocimiento #saludmental #terapiaholística #bienestar #inteligenciaemocional #emociones #terapiasalternativas #autocuidado #terapiaeuskaraz #añonuevo #transiciones #taller #izarpe


10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo